Ojo interior

“A menudo estaba sentado bajo el sol agobiante de la región; en cierto modo su hándicap físico lo protegía compasivamente. Con su ojo interior veía las películas que -muy a su pesar- no había podido filmar. Había perdido mucho tiempo con la emigración de Alemania a Francia, y después a los Estados Unidos, y más tarde con el intento de regresar a Alemania. Y ahora: esperar la muerte. Sin encargos. Eran espacios de tiempo decisivos que le hubiese gustado llenar con películas que ya tenía planeadas. Las podía describir escena por escena. Por un rato, aún en Europa, Godard había escuchado atentamente tales descripciones. Durante toda un tarde Godard estuvo decidido a filmar uno de esos proyectos. Esto sin embargo no prosperó, pues se distrajo con proyectos propios”

El director ciego, 120 historias del cine, Alexander Kluge (Caja Negra Editora, 2010)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Textos de directores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s