Crisis

“No entiendo por qué se discute esta cuestión. Una película es una película y si vamos a tomar las películas como una forma seria de arte, no pueden ser menos que una ópera. Y Verdi no vaciló en hacer lo que hizo con su Otelo, que difiere mucho del drama. Y nadie lo criticó ¿Por qué suponer que una película tiene que ser más fiel a una obra teatral que lo es una ópera? ¿O una novela, o cualquier cosa?”

Orson Welles, Ciudadano Welles, Peter Bogdanovich (Grijalbo, 1994)

La trasposición exitosa o la relación “satisfactoria” entre cine y literatura no existe. Siempre el texto “original” entrará en crisis, es necesario que así sea. La adaptación o la película “basada en…” es una nueva obra que en primer lugar, recuerda que el cine es una interpretación y no una presentación de la realidad, la operación de intercambio de lenguajes señala esto. Una lectura que se confronta con otra, con otras versiones, otras películas, otros análisis, las posibilidades se extienden al infinito. Al mismo tiempo, el director, en realidad todos los responsables de la película, tampoco pueden controlar en que pueden devenir sus construcciones de sentido. El cine desde este gesto de encuentro o de cruce, “habla” desde, contra y a través la obra literaria. La identidad de los textos (de todo tipo) es alter-nativa, nacen unos de otros, no existen los discursos solitarios. Afortunadamente, no hay fórmulas de relación establecidas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s