Apertura

“¿Qué es lo que distingue, en relación con ese suspenso mecánico, al suspenso hitchcokiano, al Hitchcock touch? ¿Cuál es su especificidad?

Al menos toda una parte del cine de Hitchcock podría, en efecto, reducirse a un montaje de persecuciones, a la idea de que la persecución, desencadenada por un objeto-pretexto que Hitchcock denomina, como se sabe, el Mac Guffin, se carga de circunstancias, de desvíos, de acontecimientos, de detalles y de personajes al punto de que llega a confundirse con la totalidad del film. En este sentido, Hitchcock habría abierto la persecución griffithiana, así como Mallarmé dijo haber abierto el verso baudelaireano. ¿Cuál es, entonces, el objeto que se desprende, retomado y trabajado por esta inquietud, por el suspenso? Arriesgo esta respuesta: ese objeto, correlativo del descubrimiento y de la utilización del primer plano, es, en su esencia maliciosa, la mirada.”

El suspenso hitchcockiano, El campo ciego, Pascal Bonitzer (Santiago Arcos, 2007)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s