Calma oriental

“No estoy seguro de que Robert Mitchum se hubiera convertido en una estrella si hubiera nacido antes. Su reserva de hombre agotado por la vida, la despreocupación de su mirada triste estaban tan ligadas a su época, que no habrían tenido ninguna resonancia en los años veinte o treinta. Incluso Humphrey Bogart, que fue el primero en encarnar el desencanto en el cine norteamericano, podía pasar por optimista. Para Mitchum, la esperanza nunca estuvo en el orden de lo posible. La primera vez que el personaje que encarnaba apareció en la pantalla, en Retorno al pasado (Out of the past, 1947) de Jacques Tourneur, pescando a orillas de un lago en compañía de la mujer que ama, uno sabe que su felicidad sólo puede ser temporal. Y cuando un sordomudo (Dickie Moore) le dice que tiene una visita, Mitchum sabe que el destino acaba de atraparle. Hay una especie de calma oriental y de resignación en el joven Mitchum: Retorno al pasado, Pursued (1947) -una de mis películas preferidas, y un ejemplo de este subgénero desacostumbrado que es una mezcla de cine negro y película del oeste- y la maravillosa The Lusty Men (1952), de Nicholas Ray.”

Robert Mitchum y James Stewart: dos hombres que sabían demasiado, Martin Scorsese, Mis placeres de cinéfilo (Paidós, 2000)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Textos de directores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s