Extraer la emoción

“… el cine es, desde el comienzo, como lo dice inmortalmente Samuel Fuller en Pierrot el loco (Pierrot le fou, 1965), acerca de la emoción. No sólo las emociones familiares y novelísticas de las historias y sus personajes, sino las emociones únicas generadas por el medio cinemático (o el cinématographe, como lo llaman los franceses): velocidad, delirio, sensaciones de todo tipo que emergen del intercambio entre movimiento y quietud, o (más tarde en su historia) entre silencio y sonido.

Como quiera que se autodenomine, expresionista (como en Alemania) o impresionista (como en Francia), el cine siempre ha sido acerca de extraer la emoción de su continente tradicional, la historia, y proyectarla en grande, desplegándola a todo lo ancho de una pantalla: tiemblan por igual los grandes paisajes y las pequeñas gotas de lluvia; rostros y cuerpos son disueltos en los mundos que contemplan y a través de los cuales se mueven; trenes o animales, clavándose en el cuadro, distraen nuestra atención de la línea de intriga. Esto es lo que el filósofo Jacques Rancière ha descrito como el rango de las emociones -humanas y no humanas, más allá de lo humano, post humanas- asociadas con la edad estética a la que el cine pertenece.”

¿Qué es el cine moderno?, Adrian Martin (Uqbar, 2008)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s