Respuesta a una demanda ideológica

” Mi hipótesis es que no hay azar alguno en el hecho de que el sonoro se haya impuesto ante todo en Hollywood (y luego, vía Alemania, por doquier): en ese lugar ideológicamente determinado donde el montaje, en sustancia, no tenía derecho de ciudadanía (si se exceptúan -y de eso se trata, de excepciones, y con fecha precisa- ciertos filmes de Griffith). El antagonismo entre la lógica, la inclinación de la narración hollywoodense (ya relativamente esbozada al final del cine mudo) y las concepciones y prácticas del montaje como escritura sobredetermina, me parece, la adopción del sonoro por Hollywood. Y ello, justamente debido a que esta adopción está determinada no por una inquietud abstracta por el progreso técnico sino sin duda y en forma masiva, por una lucha económica (competencia de los trusts y los bancos) y una demanda ideológica cuya satisfacción demuestra ser de las más rentables.

(…) Como las grandes compañías se precipitaron a adoptar el sonoro luego de que este hubiera demostrado no su puesta a punto técnica sino su superioridad comercial, inferiremos como muy evidente el hecho de que el progreso técnico no es el motor de la evolución del cine sino, más bien, el efecto, la respuesta a una demanda ideológica que los comerciantes cinematográficos tienen la misión de satisfacer y prolongar.”

Desaparición de la profundidad, Jean-Louis Comolli, Técnica e ideología (1971-1972) (Manantial, 2010)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s